Los últimos días de Ana Bolena.

Ana Bolena, la segunda esposa del rey Enrique VIII de Inglaterra, fue condenada a muerte y decapitada solo tres años después de su coronación como reina. Sus últimos días fueron de gran tensión y angustia.
El 18 de mayo de 1536, Ana Bolena esperaba noticias de su ejecución en la Torre de Londres. Fue acusado de adulterio, nepotismo y traición. Pero Ana Bolena fue tan persuasiva durante el juicio que la gente empezó a creer que los cargos destinados a deshacerse de ella eran falsos. En los últimos días de su vida, Ana Bolena sonrió, lloró y pareció aceptar su destino. El día de la ejecución, tres días después del juicio, Ana Bolena convocó a Sir William Kingston, alguacil de la Torre de Londres, responsable de organizar la primera ejecución pública de una reina inglesa.
En esta historia, Ana Bolena juró en la Sagrada Comunión que era inocente de todos los cargos de los que fue declarada culpable. Ana Bolena fue acusada de adulterio, nepotismo y traición. Ana Bolena supuestamente tuvo relaciones sexuales con varios hombres, incluido su propio hermano, según escuchó el tribunal. Mark Smeaton, un músico empleado por la Reina, admitió bajo tortura que era su amante.
Además, fue acusada de utilizar magia negra para hechizar al rey y de conspirar para matarlo. Sin embargo, la mayoría de los historiadores coinciden en que su único pecado fue su incapacidad para tener hijos varones. Enrique VIII será el tan esperado heredero al trono inglés. No hace falta decir que, a pesar de las afirmaciones serias, muchos creen que el juicio fue un engaño orquestado por Enrique VIII para deshacerse de Ana Bolena y casarse con su nueva amante, Jane Seymour.

Ana Bolena

You might like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Somos Documental